Turistas enfrentan asaltantes dentro de hotel de Barahona

0
Turistas enfrentan asaltantes dentro de hotel de Barahona

Una cámara de seguridad del establecimiento turístico capta algunos momentos del incidente

Barahona. Dos asaltantes encapuchados y portando armas largas penetraron hoy a la habitación de un hotel de Barahona e intentaron asaltar a varios turistas integrantes de una familia residente en Estados Unidos de América

El hecho ocurrió en la habitación #216 del hotel Guarocuya, ubicado en el malecón de la ciudad de Barahona, República Dominicana donde la familia compuesta por una pareja de esposo y su hija de 5 años tenían varios días hospedada.

La información fue publicada y confirmada por el periodista mocano Camilo E. Cabreja quien también estaba hospedado en otra habitación del mismo hotel.

Cabreja narra en su portal camilocabrejablog.wordpress.com que los asaltantes irrumpieron en la habitación de la familia mientras esta dormían, en la madrugada de este miércoles.

La pareja de esposos, se encontraba visitando el sur del país con un grupo de amigos y familiares.

Los hechos

Cabreja continúa narrando que alrededor de las 2:30 de la madrugada, dos individuos fuertemente armados y con sus rostros cubiertos con capuchas, ingresaron a las instalaciones del hotel y se dirigieron a la habitación de la familia ubicada en el segundo piso del edificio.

Luego los asaltantes entraron a la habitación sin mayor dificultad a través de una ventana corrediza defectuosa, situada en uno de los pasillos.

Además de armas largas, los desaprensivos portaban un bulto con cinta adhesiva de ducto, tiras plásticas (TIEWRAPS), entre otros objetos.

Uno de ellos logró ingresar a la habitación sigilosamente y sin ser detectado. Mientras el segundo intentaba entrar, la pareja de esposos despertó, producto de un ruido provocado por el desgarre de una de las cortinas de la ventana.

Ante el peligro inminente, el Sr Alvin Veloz reaccionó pateando en la cara al asaltante en la ventana. Esta confrontación obligó al atracador a retroceder y emprender la huida.

Gritos, llantos y terror

Los gritos, el llanto y el terror de Vanessa de Veloz y su hija de solo 5 años disuadieron al atracador que estaba dentro de la habitación a continuar con el asalto. El pillo inmediatamente saltó por la ventana, desapareciendo del lugar sin dejar rastro.

En un video del sistema de vigilancia del hotel, se puede observar como uno de los asaltantes escapa, destrozando el cristal de una puerta ubicada en la parte frontal del edificio. Se desconoce cómo salió el otro sujeto, ya que ninguna de las cámaras pudo captar su fuga.

Mientras que la familia afectada de nacionalidad dominicana puso la denuncia en la Policía.

Miembros de la Policía Nacional y la Dirección Central de Investigaciones Criminales (DICRIM), se presentaron al hotel para iniciar las pesquisas correspondientes. Sin embargo, no fue posible identificar los criminales, debido a la falta de pistas concluyentes.

Llama poderosamente la atención la falta de seguridad del hotel de 60 habitaciones, ubicado en un área con alrededor de 2,000 metros cuadrados.

Esto ocurre en momentos que República Dominicana es objeto de fuertes críticas a nivel internacional, producto de diversas denuncias en torno a la seguridad de los turistas que visitan nuestro país.

Un agente de seguridad para todo el hotel

Al momento del hecho, solo había una persona asignada para las funciones de seguridad de todo el hotel, quien además de no estar apropiadamente equipado — su aborde y manejo de la situación — dejó evidenciada su falta de entrenamiento para llevar a cabo tareas de este tipo.

Tampoco existe un protocolo de respuesta sobre cómo proceder en estos casos. Resulta incomprensible que, cuatro horas después del hecho ningún huésped del hotel había sido notificado sobre la situación, para verificar su estado.

El personal del hotel disponible (solo tres personas en ese momento) se negó a informar a los demás huéspedes del intento de atraco, bajo el alegato del respeto a su privacidad. A pesar de que no fue posible verificar la salida de uno de los asaltantes y existía la posibilidad de que se encontrara escondido en el área.

El hotel no dispone de controles para regular la entrada y salida del personal y huéspedes al recinto. El entorno del edificio está pobremente iluminado y las luces en los pasillos estaban apagadas durante la madrugada.

En medio de un corte de la energía eléctrica durante la noche, el generador de emergencia no encendió. El sistema de vigilancia es obsoleto, con cámaras de baja resolución y algunas incluso fuera de servicio.

A pesar el horror provocado por la situación, ninguna persona de la administración del Hotel Guarocuya se presentó o comunicó con los huéspedes afectados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here