Aprender a valorar la vida representa la vía para saber agradecer

1

Hay muchas personas que viven por vivir, despiertan, comen, defecan, trabajan (si lo hacen), duermen y despiertan. Todo eso no es casualidad porque existe un plan orquestado a nivel mundial para que seamos autómatas, guiados por los hilos del poder.

De ahí se desprende la insensibilidad del ciudadano, quien aunque esté despierto, debería aprender a valorar la vida para saber agradecer todo lo que nos brinda el supremo universo, tan inmenso que puede compararse con lo que llamamos Dios.
Cuando voy a las montaña lo primero que hago es aspirar el oxígeno fresco que proporcionan los árboles, apreciar el canturrear de las aves, la rotura del silencio producido por el correr de las aguas del río, el verde espléndido de los árboles, ver la hilera de hormigas al ritmo constante del trabajo en equipo. Todo ello me da la sensación de que he alcanzado el tan anhelado “paraíso“.
En la naturaleza vemos tantas cosas maravillosas que podemos decir todo es perfecto, pero hasta tanto las manos del hombre no intervenga, hacer entenderlo cuesta, porque solo cuando llegan los terremotos, huracanes, tsunami, erupciones de volcanes, descubrimos que un nuevo día soleado representa una bendición.

Enseñemos a nuestros hijos a valorar la vida


Enseñar a nuestros hijos a que aprendan a valorar la vida constituye una tarea ardua y obligatoria, eso va perdiéndose en estos tiempos porque los padres no asimilan que ofertar de todo a sus hijos le hace inútiles para enfrentar situaciones, eso no le allana el camino, más bien representa un error.
Cuando me tocó la tarea, tome en cuenta esta parte, mis hijos aún teniendo la posibilidad lo mantenía a raya en sus deseos y acciones, cuando todo lo consiguen fácil no se valoras. Satisfacer todo los antojos de manera alegre podría convertirse en algo muy perjudicial, sabiendo lo duro de la vida. Por ejemplo recuerdo que siempre le negué a mis hijos ponerle en sus manos, la llave de un vehículo, cuando aún carecían de capacidad de manejo de situaciones con su juventud. Hoy día quizás lo agradezcan. Por otro lado hemos visto muchos casos donde los padres han lamentado facilitarle un vehiculo a sus hijos. Algunos padres que facilitaron un vehículo a destiempo, perdieron a sus hijos en accidentes de tránsito.
Cuando aprendemos el valor de las cosas, sabremos agradecer todo lo maravilloso que ocurre en nuestra vida, desde lo más simple como despertar y sentirse vivo hasta ver la alegría de tu perro coleteando. Se trata de estar presente en cada instante.

Por Pedro de la Cruz

1 Comentario

  1. Buenos días Pedro. Buen artículo. Eso que haces cuando vas a la montaña, es una oración contemplativa. Agradecer por la creación. Dios es inmenso y misericordioso en la creación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here