"50 años pronosticando el futuro: José Vólquez, el legendario mensajero del tiempo del Cibao"

0
260
José Volquez, el legendario mensajero del tiempo, redacta un reporte sobre las condiciones meteorológicas del Cibao, su área de responsabilidad.

Por Carla Caisa Moreno

Manuel Dominico José Vólquez, residente en Santiago de los Caballeros, República Dominicana, cumplirá 50 años, pronosticando el clima como meteorólogo en la Oficina Nacional de Meteorología (ONAMET) ubicado en el Aeropuerto Internacional del Cibao.

Vólquez, oriundo de Duvergé provincia Independencia, comenzó su carrera el 1 de septiembre de 1973, luego de haber realizado un curso técnico en la ONAMET, entonces conocida como Servicio Meteorológico Nacional.

Actualmente, se desempeña como meteorólogo aeronáutico, ciencia aplicada a la aviación que se encarga de realizar los informes del clima para el transporte aéreo.

“Para mí, trabajar en Meteorología es casarse con la gloria. Me ha tocado servirle al país desde esta área de la ciencia y siento más que un privilegio estar cooperando y contribuyendo al desarrollo del país”, expresó el legendario "mensajero del tiempo".

Este observador meteorológico ha vivido varios huracanes que han marcado la historia de la República Dominicana: “El huracán David, (ocurrido en 1979), fue el primer desastre natural que viví. En esos momentos, era más difícil el trabajo porque el personal era muy reducido. Apenas éramos dos técnicos y teníamos que estar pendientes en todo momento a los cambios, turnándonos para dormir y enviando los informes constantemente”.

También recuerda el huracán George (1998) al señalar: “Son experiencias maravillosas porque se ve todo lo que hemos leído, lo que hemos aprendido, y me las vivo porque puedo ver todo lo que dicen en los libros".

“Cuando hay desastres naturales, ciclones, tormentas tropicales o huracanes, el trabajo se multiplica y debemos estar pendientes de los cambios del clima, ya que trabajamos para la seguridad ciudadana. Debemos recolectar las informaciones, transmitirlas al operador, informarlo y educarlo“, cuenta Vólquez, uno de los empleados públicos más antiguo en el cargo en el país.

Con el avance tecnológico, los instrumentos para medir el clima han evolucionado, lo que permite realizar un mejor trabajo, mucho más preciso y de mayor alcance. Como es el caso del barómetro de mercurio o de Torricelli, un instrumento que se utiliza para medir la presión atmosférica, de donde se obtiene la variación constante de la presión y la fluctuación del peso de la atmósfera. También existen otras herramientas que muestran las corrientes de viento en tiempo real.

A sus 70 años, José dice que rebasó el tiempo para una pensión, en cuanto a edad y trabajo: “Para nosotros, los servidores públicos, las pensiones son mínimas. Lamentablemente, uno le sirve al Estado con amor y después te das cuenta de que te irás con una pensión para subsistir durante un mes. Son salarios que no se compensan con la demanda de los precios, pero ya hicimos ese compromiso con la gloria”.

Expone: “Se están llenando los papeles para la pensión, pero en instituciones como las nuestras solo te dan las gracias, yo estoy aquí todavía porque mi salud me ha permitido seguir aportándole al país, pero ya estoy preparado, porque cuando uno entra a esta institución sabe que un día vendrá una pensión; Te vas con las canas en la cabeza, la experiencia vivida y rogando que sea en buena salud”.

José Vólquez en sus años de experiencia como meteorólogo, realiza su trabajo con amor y paciencia, orientando, informando y actuando, en momentos donde los fenómenos naturales pueden convertirse en una amenaza para el país. 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here