La lección de Guido Gómez Mazara: evitar el Síndrome de los Puestos Públicos

0
83
Mario Martinez. El autor es miembro del Frente Amplio de la provincia La Altagracia. Además es autor de la columna de opinión "Sin Filtros ni Frenos en el Teclado".

Los proyectos presidenciales exitosos requieren propuestas, coherencia y determinación, no cargos públicos. Guido Gómez Mazara debe evitar a quienes buscan beneficios personales, para mantener su visión de nación.

Por Mario Martínez

El síndrome de los puestos en el gobierno. El doctor Leonel Fernández nunca fue secretario de estado ni funcionario público, logrando su sueño presidencial. El licenciado Danilo Medina abandonó el gobierno para seguir su sueño presidencial. Todos sus seguidores, que creían en su proyecto, lo siguieron sin quejarse por abandonar el gobierno. Lo lograron.

El licenciado Luis Rodolfo Abinader Corona nunca fue funcionario público. Terminadas las elecciones de 2012, comenzó a recorrer el país con un equipo de hombres y mujeres leales que creían en su proyecto presidencial. Ocho años después, logra su sueño.

Los proyectos presidenciales y el liderazgo no se construyen desde un ministerio ni con una partida presupuestaria. Los proyectos presidenciales y los liderazgos se construyen con:

  • Propuestas.
  • Coherencia.
  • Capacidad.
  • Determinación.

Hace 16 años nos unimos a un proyecto político sin pensar en un puesto público. Un proyecto de nación y cambio de la política sistémica dominicana, un proyecto de inclusión social, un proyecto de oportunidades para todos los dominicanos, los de aquí y los de allá, y beneficioso para todos los sectores.

Ese proyecto hoy está a punto de tomar la ruta hacia la Dr. Delgado con Av. México. Ese es el proyecto del Dr. Guido Gómez Mazara.

Reflexión: Después de 16 años recorriendo el país, formando una plataforma de hombres y mujeres con ideales, con firmeza, con sentimientos y patriotismo en las 32 provincias, en los 158 municipios y los 232 distritos, como lo ha hecho el Dr. Guido Gómez Mazara, hoy tiene que pensar con cabeza fría y no dejarse empujar por aquellos que padecen del síndrome de los puestos públicos.

Alrededor del Dr. Guido Gómez Mazara existe un grupo de seguidores de Miguel Vargas Maldonado que, al quedar al lado de Miguel Vargas Maldonado recibiendo dádivas y al ser despojados de sus beneficios, corrieron al lado de Guido Gómez Mazara. Hoy son los primeros que andan frotándose las manos y ofreciendo a familiares y amigos nombramientos en el gobierno, desde el supuesto ministerio donde va a estar Guido Gómez Mazara.

No es mala la participación en el gobierno y contribuir con el desarrollo del país al lado de un buen presidente como Luis Abinader. Lo malo es destruir un proyecto de nación, como lo soñaron Juan Pablo Duarte, Francisco del Rosario Sánchez, Matías Ramón Mella, Gregorio Luperón, Juan Bosch, Peña Gómez, Maximiliano Gómez y Doña Carmen Mazara aún viva.

El único líder político del momento que representa los ideales de todos esos héroes es el Dr. Guido Gómez Mazara, por lo que tiene que ser cuidadoso y no dejarse empujar por los enfermos del síndrome de los puestos públicos.

Ejemplo: hay ministerios que destruyen cualquier liderazgo que tenga buenas intenciones para la República Dominicana:

  • En Industria y Comercio se destruyen con los combustibles.
  • En Interior y Policía lo destruye la misma policía trujillista que tenemos.
  • En Educación lo destruye la ADP, con su incapacidad para educar pero sí para exigir aumentos.
  • En Migración lo destruye la comunidad internacional con el apoyo a los haitianos ilegales.

Después de 16 años recorriendo el país con un proyecto de propuestas, ideales, coherencia y con una estructura de hombres y mujeres que hemos construido ese proyecto de visión, hay que tener cuidado para que no lo destruyan los que padecen del síndrome de los puestos públicos, que son personas que solo buscan estar en nóminas públicas.

Apoyamos la decisión que tome el Dr. Guido Gómez Mazara: nacimos con su proyecto y si morimos con él, bien muerto. Es nuestra opinión y reflexión.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here