Apple acepta que el iPhone contará con puerto USB

0
55

Ha sido una resistencia numantina y ha tenido un final, para muchos, inesperado. Apple ha dado finalmente su brazo a torcer ante la directiva europea que exige la venta en los países de la Unión de un único estándar de cargador: el USB-C. Sobre el papel, la iniciativa tiene su lógica, ya que se quiere evitar que en los domicilios haya distintos cables de carga dependiendo del dispositivo, y, de esta manera, reducir la cantidad de basura electrónica. Sin embargo, y como veremos, hay matices a tener en cuenta.

De esta manera y salvo sorpresas de última hora, en los hogares de todos los ciudadanos de la Unión Europea habrá un único cable de carga para todos los dispositivos, primero, móviles (teléfonos y tabletas) y un poco más adelante, la exigencia se extenderá a los portátiles. El organismo comunitario tiene sólidos argumentos para la defensa de esta decisión: solo en 2020 se vendieron en la UE 420 millones de móviles y como promedio, en cada hogar hay tres cargadores, de los que solo se usan dos.

Tanto la fabricación como el posterior desecho de estos cables —en especial, los sobrantes— pagan un doble peaje al encarecer el precio del producto, por un lado, pero el más importante, al aumentar considerablemente la huella ecológica de los dispositivos móviles. Pero el cálculo no es tan sencillo, o al menos eso es lo que piensan desde Cupertino. ¿Por qué motivo?

Por qué Apple ha resistido hasta el final

Ha sido Greg Joswiak, director de marketing de Apple, quien ha zanjado la cuestión en una entrevista concedida aThe Wall Street Journal: “Por supuesto, acataremos la normativa, no tenemos otra opción”, fueron sus declaraciones a la pregunta de si el iPhone contaría por fin con un puerto USB-C, el elegido por Europa como estándar obligatorio en su territorio. Sin embargo, este directivo ha explicado los motivos de sus reticencias: hay una base millonaria de usuarios del iPhone en el Viejo Continente y esta normativa obligará a todos estos usuarios a tirar a la basura sus cables Lightning (el conector estándar en los iPhone). “Eso sí que va a generar residuos”, concluye.

Lo cierto es que la firma fundada por Steve Jobs y Steve Worniak, ya estaba, de facto, migrando sus conectores hacia los USB-C en los iPad y portátiles MacBook de nueva generación, pero esto, más allá de una estandarización, no implica una mejor conexión. “USB-C es un tipo de conexión”, explica Julio César Fernández, director académico de Apple Coding Academy, “mientras que Lightning es un estándar que contempla velocidades de hasta 480Mbits/s de transmisión (como un USB 2.0) y carga de hasta 12W de potencia”.

La mención de este experto a las velocidades de carga y conexión no es casual: “El gran problema del USB-C es que tú compras un cable, pero eso no significa que proporcione altas velocidades de carga y transferencia”, dice. Uno de los grandes problemas de un estándar no certificado por la compañía es que puede ofrecer un rendimiento muy inferior al esperado, y es aquí donde pueden empezar los problemas. Para Fernández, el conector USB-C es “un cajón de sastre en el que cabe todo y en móviles, si alguien compra un cable USB-C para copiar cosas y va lento, le echa la culpa a Apple”.

Pero este experto añade que la resistencia de Apple, además de potenciales problemas de rendimiento de cables no homologados, puede deberse asimismo a una cuestión económica: “Cada cable Lightning tiene que pagar licencia de venta (si está certificado)”. En este sentido, el gigante de Cupertino homologa la calidad de los accesorios de terceros bajo el programa MFI, en el que se deben cumplir una serie de especificaciones que garantizan calidad y rendimiento de los productos, pero por los que Apple factura.

La estandarización “es una gran noticia” para el usuario

Así las cosas, y desde un punto de vista técnico y para quien ya es poseedor de un iPhone, la normativa ofrece más desventajas que ventajas, por cuanto hay que sustituir un conector que funciona bajo unos estándares, por otro que, dependiendo del producto, puede ofrecer un menor rendimiento. No obstante, no hay que negar la evidencia: es mejor salir de viaje con un solo cable y cargador que tener que llevarse varios.

“Es una gran noticia”, afirma Fran Besora, creador de la popular comunidad en Twitter Apple, en español, en referencia a los movimientos que Apple está dando poco a poco hacia el conector USB-C (tanto los iPad como los MacBook, los equipan). “Es más sencillo para los usuarios tener un solo cable que tener que llevar dos”. En cualquier caso, el hecho de que la medida se tome de forma obligatoria y debido a una normativa, preocupa a Besora: “Puede ser que Apple, por cumplir la normativa, emplee un conector USB-C con la velocidad de Lightning”, en cuyo caso, no se aprovecharán las velocidades de este estándar.

Lo curioso de esta medida es que Apple por fin la ha adoptado cuando su apuesta estratégica podría pasar por eliminar los puertos y confiar toda su conectividad de forma inalámbrica. Los estadounidenses cuentan ya con el estándar MagSafe, y ya sabemos que no les tiembla el pulso a la hora de adoptar medidas radicales, como lo fue la eliminación del conector de auriculares. Dicho sea de paso, esta decisión fue seguida por sus principales rivales.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here