La gran ambivalencia de “estar dormido, estando despierto”

0

Se hace imprescindible irnos a la cama a dormir para descansar y recuperar energías, pero debemos evitar la gran ambivalencia de “estar dormido, estando despierto“. Mientras duermes que sucede?.

Nada se detiene, los procesos de transformación en todos los seres vivos que habitamos el globo terráqueo ocurre a cada segundo. Para poder sincronizar con todo esto, que debemos hacer?.

No podemos sentarnos a esperar que las cosas sucedan, tenemos que ponernos a producir, no hablo de producir necesariamente bienes materiales, hay que producir ideas útiles para contribuir al crecimiento humano.

A muchos se le va la existencia porque su atención es ambivalente: sus ideas se quedan durmiendo en un cuerpo despierto. Las oportunidades no se presentan de manera permanente, son fugaces y transitorias, hacen la gran diferencia entre quienes prosperan y quienes viven lamentándose a cada instante, buscando culpables.

Más importante aún es estar cónsonos entre acción y pensar, esto la clave para el avance.

Nuestras ideas despiertan y se ponen en acción, cuando hacemos conciencia de que estábamos perdiendo el tiempo en temas sin importancia para nuestro crecimiento personal. Todo esto ocurre a sabienda de que no hay retorno, la vida es similar a una pila: se va descargando a medidas que usamos su energía. Es una sola carga sin recarga y deberíamos aprender que somos protagonista de nuestra vida, nadie más que tú es responsable.

La vida es un regalo pero ese regalo no tiene envoltura, y si dejamos que nuestras ideas sigan durmiendo sin tomar acción en beneficio propio y del bien común, la existencia puede convertirse en una cosa sin esencia, vana y sin sabor. Has sentido que tu vida está sin sabor?.
Vivir sin sentido, un día y otro, comer, dormir y defecar no es vivir. Hay que buscarle sentido a la vida.

Por Pedro de la Cruz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here