El nuevo imperio global de las potencias mundiales

0
87

Por José Luis Tavarez Desde principio de este siglo 21 venían las señales de un nuevo orden mundial, cuyos promotores señalados como potencias mundiales, tienen por objetivo principal la construcción de un nuevo imperio global.

La humanidad siempre ha vivido bajo los imperios, y mucho antes de Cristo.

Las primeras civilizaciones humanas lo construyeron en base al dominio de numerosos pueblos, conquistados mediante la guerra, y más luego terminaban imponiéndole su cultura; ejemplo de ello: el imperio romano y el griego.

Aunque los países que son en el presente considerados potencias económicas y políticas no lo hayan expresado abierta y públicamente, su accionar a nivel internacional indica que esa es la tendencia de su comportamiento.

No importa como terminen las elecciones de noviembre del 2020 en los Estados Unidos; demócratas y republicanos no impedirán esa tendencia norteamericana, porque al igual que China, Rusia y otras naciones poderosas, los estadounidenses desean dominar el mundo por completo.

Crisis actuales en medio del nuevo imperio

Las actuales crisis mundiales están confluyendo entre sí: el cambio climático, la contaminación del planeta, el deshielo de los polos, debilitamiento de la capa de ozono por los gases de la industrialización y la posibilidad de una guerra nuclear.

Asimismo los disturbios en los mercados globales, el agotamiento de las fuentes de energías fósiles y del agua, agregándose a estas la pandemia del COVID19 que ha sacado a flote y agravado los problemas de salud.

Ninguno de los Estados-naciones mundiales está en capacidad por sí solo de hacerle frente a tantas dificultades juntas.

Yuval Noah Harari es un prestigioso historiador israelí, catedrático de la universidad hebrea de Jerusalén, autor del libro “Sapiens: De animales a dioses”.

Transcribo lo que expresa en el capítulo 11 de su obra: -A medida que el siglo XXI va avanzando, el nacionalismo pierde terreno rápidamente. Cada vez más gente cree que toda la humanidad es el origen legítimo de la autoridad política, y no los miembros de una nacionalidad concreta, y que salvaguardar los derechos humanos y proteger los intereses de toda la especie humana debiera ser el faro que guíe la política.

Harari en su obra establece que el mundo cada día más esta fragmentado políticamente, que ningún país es completamente independiente; que ningún Estado por mas desarrollado que sea enfrentara de manera individual con éxito las consecuencias de los problemas antes indicado.

Justicia impuesta por el imperio mundial

Vivimos en un mundo cada día más interconectado, en el cual las maquinaciones del mercado, del sistema financiero mundial, de la opinión pública y la justicia impuesta por el imperio universal, influyen de una manera u otra en la toma de decisiones.

A medida que avanza este siglo nos estamos dando cuenta que los estados se están amoldando a estándares de comportamiento internacional en las áreas de economía, justicia, medio ambiente, inversiones financieras de capital, normativas de trabajo, circulación de las informaciones, de la tecnología y del conocimiento científico, que proceden de las naciones desarrolladas. 

Una interrogante lógica entonces sería, ¿cuál de las potencias tiene en carpeta encubierta el proyecto de un poder político-económico que controle totalmente mundo?. Hasta ahora no hay nada oficializado al respecto, pero de lo que sí podemos estar convencido es que ante nuestros ojos se esta forjando, sin el control de un Estado en particular, el Imperio Global.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here