Vincent Van Gogh, una experiencia inmersiva

0
38

El histórico Teatro Olympia (1926) de Miami-Dade de estilo Neo mediterráneo, desde el vestíbulo con su ornamentada columnata de orden arquitectónico corintio, su escenario, sus acústicas paredes, su platea cubierta con un falso piso nivelado horizontalmente, hasta sus pasillos del primer y segundo nivel, sirvieron de telón para presentar “VAN GOGH. The inmersive experience”.

Por definición, inmersivo hace referencia “a un ambiente tridimensional que el espectador percibe a través de estímulos sensoriales induciéndolo a la reflexión” (Diccionario Abierto de Español). En consecuencia, el nutrido público que ha asistido durante  meses a la misma, ha sido sumergido en la esencia de la obra pictórica, a través del sistema espectacular de  “Vídeo-mapping”, iluminado, narrado y musicalizado magistralmente. También encontrará algunas muestras físicas como “La Habitación de Vincent en Arles” (1888. Posimpresionismo).

Ver las pinturas de Vincent Van Gogh (1935-1890), tales como: La noche estrellada, Lirios, Autorretrato, Los girasoles…con esos colores vivos, “puros con una carga emotiva importante, distinguibles…con pinceladas largas y gruesas”, y magnificadas por la amplia estructura física del Olympia e iluminadas por la tecnología tridimensional, resulta una maravillosa experiencia.

No es para menos. Por cierto, José Mercader, destacado artista visual y escritor dominicano ha expresado su criterio sobre el célebre pintor neerlandés: “Van Gogh es de los artistas que dedicaron su vida entera al arte con la mayor pasión. Su insistencia y colorido puro, no solo sirvió al desarrollo artístico, sino a la creación misma. Provocó un enorme salto en la Historia del Arte sobrepasando a los mismos impresionistas”.

Y para terminar, pienso que “esta experiencia inmersiva” cumple cabalmente con varios propósitos: grandiosa, estética, reflexiva y didáctica.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here