Sepultan restos del presidente Jovenel Moise en Cap-Haitien

0
125

Los restos del presidente Jovenel Moïse asesinado en su casa el 7 de julio fueron sepultados este viernes en la localidad de Cap-Haitien, al Norte de Haití.

Cap-Haitien estuvo relativamente tranquilo por la mañana, después de un día tenso el jueves. Se han desplegado agentes de policía por todas las calles. 

El ataúd de Jovenel Moïse, cubierto con la bandera nacional y el pañuelo presidencial, estaba expuesto en una explanada decorada con flores. Los restos fueron custodiados por soldados de las fuerzas armadas haitianas.

Martine Moïse, la viuda del presidente, herida en el ataque, estaba presente, con el brazo en cabestrillo después de ser atendida en un hospital de Florida. Con el rostro tachado con una máscara con una foto de su esposo, se inclinó ante su ataúd.

Representantes de delegaciones extranjeras, cuerpo diplomático y miembros del gobierno se habían sucedido para ofrecerle sus condolencias.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, por su parte, envió una delegación encabezada por Linda Thomas-Greenfield, la embajadora de Estados Unidos en la ONU, y Daniel Foote, el nuevo enviado de Estados Unidos para Haití.

Un batallón rindió honores militares al jefe de Estado, que tenía 53 años, incluido el himno presidencial, seguido del himno nacional. La ceremonia religiosa estuvo a cargo de cinco sacerdotes.

La viuda del presidente rindió homenaje a su esposo, a la exitosa carrera empresarial antes de ingresar a la política, y lamentó su trágico final, “salvajemente asesinado”, “abandonado y traicionado”.

“¿Qué crimen has cometido para merecer tal castigo?”, Preguntó la afligida esposa, que llevaba un sombrero negro.

“Él era muy consciente de los vicios de este sistema corrupto e injusto”, afirmó la Sra. Moïse, “este sistema que poco antes que él quería atacar”.

“Se encontró de la noche a la mañana con todo el sistema en su conjunto, frente a él”, continuó, y agregó, sin embargo, que no quería “ni venganza ni violencia”.

Estos elogios contrastan con la fuerte desconfianza que el Sr. Moïse suscitó antes de su muerte entre buena parte de la población civil, que lo acusó de inacción ante la crisis y de deriva autoritaria, luego de haber suspendido el parlamento.

Aún así, el asesinato del presidente ha sumido aún más al país en la incertidumbre y resurgió las tensiones históricas dentro de la población.

Presente en Cap-Haitien, el director general de la policía nacional, Léon Charles, fue particularmente atacado el jueves por residentes que lo acusaron de no haber protegido al presidente Moïse, el niño del país.

Ariel Henry, el nuevo primer ministro que asumió el cargo el martes, prometió llevar ante la justicia a los asesinos del jefe de Estado y organizar las elecciones presidenciales y legislativas exigidas por la población y la comunidad internacional.

Los habitantes del norte de Haití recuerdan que Jovenel Moïse es el quinto jefe de Estado de su región asesinado en Occidente, donde se encuentra la capital, Puerto Príncipe. Algunos acusan a los haitianos de Occidente de haber llevado a cabo estos asesinatos.

El jueves, los residentes levantaron barricadas en las carreteras nacionales que conducen a Cabo Haitiano con el fin, dijeron, de evitar que los habitantes de Puerto Príncipe asistieran al funeral.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here