Primera línea del Monorriel de Santiago propuesto al gobierno costaría 470 millones de dólares

0
383

Varias empresas están interesadas en construir el monorriel anunciado por el presidente Luis Abinader

Ingeniero Ervin Vargas

El proyecto de construcción de la primera línea del monorriel de Santiago propuesto hace varios días al gobierno a través de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (OPRET) tendría un costo de 470 millones de dólares cuyo trayecto abarcaría una distancia de 20.7 kilómetros de largo.

Actualmente varias empresas de la república de China, Estados Unidos Unidos y Europa figuran en la lista de las compañías interesadas en la construcción del Monorriel eléctrico.

Estas multinacionales solo esperan que el gobierno concluya los estudios y anuncie oficialmente los términos de referencias y las condiciones para la licitación pública internacional del proyecto vial.

El proyecto propuesto y presentado recientemente a la OPRET cuenta con el apoyo y asesoría de la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA).

Aunque inicialmente el presidente Abinader Corona anunció un monorriel de 8 kilómetros en la primera etapa, los expertos de Santiago y Santo Domingo que hicieron la propuesta a la OPRET, destacaron las ventajas de su proyecto.

Ervin Vargas explica propuesta

En su propuesta para el mejor proyecto monorriel para Santiago, Ervin Vargas explicó a Diario Cibao que el costo final de la inversión estaría muy relacionado al diseño sismo resistente de las estructuras, a la tecnología utilizada, al tipo de material de rodaje y al costo de instalación y suministro de electricidad.

Vargas sostiene que el tramado vial de Santiago dispone de corredores, avenidas y calles con una planificación inconclusa por más de 20 años y un crecimiento desbordado y sin control de su territorio urbano.

«Esta situación aumenta cada vez más, la dificultad de los habitantes de Santiago para movilizarse y disfrutar de un medio de transporte de calidad», expresó.

Dijo que ante estas dificultades y limitaciones existentes de vialidad a nivel superficial, resulta lógico e inteligente hacer uso del espacio aéreo como alternativa de implementar un proyecto de movilidad urbana con independencia y autonomía del uso de suelo y articulado a las diferentes rutas y medios de transportes existentes.

«Como un aporte a la decisión presidencial, presentamos un conjunto de lineamientos para estructurar el proyecto de Monorriel para la Ciudad de Santiago, el más sostenible financieramente, el más deseado, el de mayor cobertura, y barato para los usuarios», adujo.

Igualmente el monorriel propuesto por Vargas se desplazaría a una velocidad de 60 kilómetros por hora y tendría capacidad para transportar más de 100 mil pasajeros diariamente.

Puntos de salidas viales hacia otras ciudades

La ruta de la primera línea propuesta por Vargas impactaría los puntos más crítico del sistema vial entre ellos las entradas y salidas de las Avenidas Monumental, y Juan Pablo Duarte. Asimismo el Centro de la Ciudad, El Puente Hermanos Patiño con Av. Mirador del Yaque, Av. Estrella Sadhalá y la Calle Gregorio Luperón.

El cruce por esos puntos facilita la movilidad a hacia los sectores que demandan la mayor cantidad de destino, que actualmente se concentran en el Centro de la Ciudad, la periferia de la Av. Estrella Sadhalá y las vías de conectividad con las ciudades ubicadas al Este, Norte y Oeste del Municipio de Santiago.

Estaciones

De los estudios preliminares realizados, se obtuvo como resultado un total de 14 estaciones ubicadas en las zonas de más alto flujo de pasajeros, en distancias una de otra entre 800 metros y 1,500 metros lineales. Sus ubicaciones son las siguientes:

UTESA, PUCMM, Elevado Avenida Estrella Sadhalá, Av. Gregorio Luperón, Parque Central, Cementerio 30 de marzo y Palacio de Justicia/Estadio Cibao

Asimismo Las Colinas, Ensanche Libertad, Entrada a Santiago Oeste, Parque Industrial Zona franca, Baracoa, Centro Histórico y Nibaje.

Para disminuir el costo de inversión, Vargas propone que el proyecto sea estructurado en base a 20.47 kilómetros, con un sistema de elevado de monorriel de 14.66 kilómetros de longitud y 5.81 kilómetros superficial de tranvía. Iría desde la entrada a Rafey, toda la Rivera del Yaque del Norte hasta llegar al sector de la intersección de la Av. Mirador del Yaque con Av. Franco Bidó.

El sistema constructivo en un 71.62 % debe ser elevado y un 28.38 % a nivel superficial del terreno tipo tranvía. El sistema elevado sobre pilas, sería instalado en las reatas de las avenidas con un ancho disponible de 1.20 metros. Solo en el tramo de la Av. Bartolomé Colón se construiría en la marginal derecha sin mayores obstáculos.

El cronograma de ejecución del proyecto iniciaría en el año 2021 con los estudios, diseños, planificación del proyecto y la licitación pública internacional. Para el año 2022 se iniciaría la construcción del proyecto y para el mes de abril del año 2023, iniciaría sus operaciones de pruebas.

Como resultado del esfuerzo realizado del equipo técnico con sus iniciativas de la gestión inicial de la planificación del proyecto, la JICA ha decidido colaborar con una consultoría gratuita e imparcial para elaborar la Pre ingeniería, planificación y programación, para facilitar la preparación de los pliegos de condiciones para el llamado a licitación internacional.

OPRET acepta colaboración

En ese sentido la OPRET aceptó la colaboración y está a la espera de la aprobación del Palacio Nacional. El costo estimado de esta colaboración de la JICA es de un valor estimado de US$2,000,000.00 (Dos millones de dólares).

Vargas sugirió al presidente Luis Abinader analizar los detalles técnicos presentados y dotar a Santiago del proyecto ideal para impactar a la ciudad, considerando que lo anunciado de una primera línea del Proyecto del Monorriel de la Ciudad de Santiago con una longitud de 8.00 kilómetros, resultaría no satisfactorio para la gran mayoría de los santiagueros.

Al mismo tiempo dijo que con esa distancia el monorriel no llegaría impactar las actividades económicas, ni resolvería la caótica situación del tránsito y la movilidad urbana, con un ingrediente adicional: la insostenibilidad económica y una tarifa alta cargada de infelicidad para los usuarios.

«Con la implementación del proyecto, no queremos que se repita la triste historia de los proyectos de movilidad realizados en la ciudad de Santo Domingo, pues no han solucionado la caótica situación del tránsito, convirtiendo la mala planificación en un barril sin fondo», concluyó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here