"Conmoción en Mao por el secuestro de una niña de 8 meses de edad"

0
270

La tarde de este domingo en el municipio de Mao, provincia Valverde, dos hombres de aparente procedencia haitiana cometieron un acto deleznable. Con maestría en el arte del hurto, estos desalmados arrebataron de los brazos de una mujer a una tierna infante de tan solo ocho meses de edad, en el sector Yerba de Guinea.

Fue detrás de la distribuidora Doña Tatica donde la tragedia ocurrió, captada en todo su horror por las cámaras de seguridad. Con sigilo y habilidad, los malhechores abandonaron la vivienda con su víctima en brazos, huyendo hacia la oscuridad de la noche.

Ante tal monstruosidad, la Policía Nacional acudió al lugar de los hechos, acordonando toda la zona desde Yerba de Guinea hasta la comunidad de Hato Nuevo, en una frenética búsqueda de los perpetradores del crimen.

Mientras tanto, la identidad de la madre de la infante sigue siendo un misterio, solo conocida por el nombre de Perla. Se dice que la niña raptada es gemela de otro niño, lo que hace aún más dolorosa la situación.

Una joven, conocida solamente como Alexandra alias "La Rubia", ha sido detenida alrededor de las 5:00 de la tarde después de ser vista con la niña en sus brazos al momento de ser raptada por un hombre supuestamente haitiano.

Los habitantes de Mao y la provincia de Valverde quedaron consternados por el suceso. La noticia se extendió rápidamente por toda la región, generando un estado de alarma y preocupación en la comunidad.

La búsqueda de los delincuentes continúa esta noche, sin embargo, no se han obtenido resultados. La policía, junto con los servicios de inteligencia, comenzó a recabar información y realizar entrevistas en la zona para encontrar alguna pista que pudiera llevarlos a la ubicación de la pequeña.

Mientras tanto, la familia de la niña, así como toda la población, estaban en estado de shock. La idea de que un acto tan inhumano pudiera ocurrir en su propia comunidad resultaba incomprensible y aterrador.

Ante la falta de noticias sobre el paradero de la bebé, la ciudadanía se organizó en grupos de búsqueda, recorriendo los rincones de la localidad y sus alrededores. La solidaridad y el apoyo de la gente se hicieron evidentes en cada rincón de Mao, y la esperanza de encontrar a la niña seguía viva.

Mientras tanto, las autoridades no cesaban en su labor de búsqueda, poniendo en marcha todos los recursos disponibles. El objetivo era claro: recuperar a la pequeña sana y salva y capturar a los responsables de tan cobarde acto.

En medio de la incertidumbre y la angustia, la comunidad se mantuvo unida en su deseo de encontrar a la bebé. La esperanza seguía latente, y la certeza de que la solidaridad y el trabajo en equipo darían sus frutos, era más fuerte que nunca.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here