El fuego despiadado desafía a Puerto Plata: instituciones y empresas se unen en la batalla contra el incendio del vertedero

0
230

En un enfrentamiento épico, el vertedero de Puerto Plata arde sin piedad, pero la comunidad se alza valientemente. Bomberos, empresas y entidades públicas unen fuerzas en una lucha titánica para sofocar las llamas y proteger su amada ciudad.

Valentina Garcia M.

Puerto Plata, RD

Un infierno iracundo se ha desatado en el corazón de Maggiolo, donde el vertedero de Puerto Plata arde sin tregua. Las llamas devoradoras desafían a las instituciones, empresas privadas y valerosos bomberos que se unen en una contienda desesperada para sofocar el fuego que consume su tierra.

Desde el ocaso de ayer, el siniestro ha engullido cada rincón del vertedero, mientras las unidades de los municipios de San Felipe de Puerto Plata, Maimón, Imbert y Altamira acuden en su auxilio. Las empresas Brugal y Vinícola del Norte se han sumado al combate, estrechando filas con los cuerpos de bomberos para enfrentar el incendio voraz.

Desde las primeras luces del alba, instituciones como la Corporación de Acueductos y Alcantarillados de Puerto Plata (Coraapplata) y la Asociación de Vendedores de Agua de Puerto Plata (Asovagua) han asumido su deber sin vacilar, en un intento desesperado por controlar la calamidad que devora su cielo.

En el epicentro de la catástrofe, el alcalde Roquelito García imparte instrucciones y brinda su apoyo a las valientes instituciones. Para agotar los recursos necesarios y extinguir el fuego, se han puesto a disposición maquinarias pesadas, que luchan denodadamente contra las fauces incandescentes del vertedero de Puerto Plata.

Las grúas, como garras gigantes, remueven incansablemente los escombros en su afán por controlar las llamas que bailan y rugen en el abismo de los desechos sólidos. Es un duelo titánico, donde la victoria se mide en rescatar su tierra de las fauces devoradoras.

El director de la Defensa Civil, Whascar García, ha emitido una advertencia enérgica: ambulancias se mantendrán en vilo cerca del escenario, dispuestas a asistir a los valerosos bomberos en caso de necesidad. La tragedia no cesa, y es necesario estar preparados para cualquier embate del destino.

En medio del caos, emerge el recuerdo de palabras pasadas. Durante su rendición de cuentas, el alcalde Roquelito García anunció un pacto entre la Alcaldía y el Gobierno, una alianza destinada a convocar un proceso de licitación mediante un fideicomiso. Su objetivo: construir un relleno sanitario y una planta de tratamiento de desechos en Puerto Plata. Pero hoy, en medio de las llamas que devoran su vertedero, esas palabras parecen lamentos en el viento.

Estos hechos encuentran ecos lejanos en las palabras del ministro Administrativo de la Presidencia, José Ignacio Paliza, quien en su última visita a Puerto Plata habló con firmeza sobre la intervención necesaria en los vertederos del país. Una declaración de interés nacional emitida por el presidente Luis Abinader sentenció la urgencia de remediación y construcción de estaciones de transferencia en múltiples localidades, incluyendo el vertedero de Puerto Plata.

La historia se teje en llamas, entre esfuerzos hercúleos y desafíos insondables. En Puerto Plata, una comunidad unida enfrenta la ira del fuego, en una batalla donde la esperanza se eleva en la valentía de aquellos que luchan por proteger su hogar.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here