Mickey Mouse y la manipulación ideológica

0
99

En el año 1928 tu creador te bautizó con el nombre de Mortimer, pero a su esposa no le gustó y lo cambió por Mickey Mouse. Entonces, tu “padre” era un desconocido y prometedor dibujante de Chicago llamado Walt Disney.

Hay que atribuirle además, la voz del personaje utilizada por más de quince años, así como su personalidad. Su primera y pequeña empresa productora de dibujos animados publicitarios, tenía mucho talento artístico, no obstante económicamente fracasó.

A pesar de esa derrota, tu progenitor no se amilanó, y al año siguiente y en otro lugar, nacía otro producto de su genio-artista: el Pato Donald. A este le siguieron muchos otros personajes que le granjearon fama, gloria y muchísimo dinero: Pinocho (1940), Dumbo (1941), Cenicienta (1950)…Muchos creyeron que tu precursor inauguraba un nuevo mundo de fantasía. El famoso reverendo y predicador Billy Graham, felicitó a Disney, pero éste se limitó a decir: “Billy, éste es el mundo real, la fantasía es lo que está fuera”.

Mickey, a pesar de los años sigues siendo “el Rey”. Has demostrado ser el más carismático de cuantos personajes se crearon a la sombra de Walt Disney. Fortalece esta opinión la crítica de arte española Ángela Molina en su estudio sobre este tema cuando expresa: “Lo que todavía fascina del ratón Mickey es su autenticidad, en contraste con la banalidad de lo real…Es uno de los pocos símbolos intocados” (El País).

¡Quién iba a imaginar que con el tiempo un simple “roedor grande, de perfectas orejas redondas, bulboso hocico y aire travieso, con enormes zapatos de payasos” lo iban a convertir en el roedor que acabaste siendo, propagador de una cultura global, esa que es articulada alrededor de la mercancía, el miedo, la amenaza y pesadilla para la humanidad!

Esas cosas no son tan ingenuas como aparentan ser. En parte se entiende que el artista que lo generó se basara en la defensa de los valores del “american way of life” (“Modo de vida americano”), pero de ahí a estar al servicio de los peores intereses del imperio, tanto en lo político, cultural, racial…eso es otra cosa.

Un estudio realizado por F. Mariano Romero titulado: “Análisis del contenido ideológico de los dibujos animados…” concentra esta ideología en: 1. La falta de total discreción a la hora de propagar la mentalidad capitalista-imperialista. 2. Las historietas son tan explícitas que sólo pueden entenderse como propaganda. 3. Llama la atención de estas historias la ausencia de familias completas, salvo excepciones.4. En el fondo todos están solos.

He presentado, solo una de las tantas manipulaciones ejecutadas metódicamente desde hace mucho tiempo y por varias naciones e ideologías en el mundo, aunque sus creadores no tuvieran necesariamente esa intención en sus orígenes.

Lincoln López

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here