El voto peronista se impone en la primera vuelta de las elecciones presidenciales, Massa enfrentará a Milei en el balotaje

0
222
Sergio Massa

Sergio Massa se alza como ganador con un 36,7% de los votos, enfrentando a Javier Milei en la segunda vuelta. Unión por la Patria recupera terreno gracias a la alianza con Axel Kicillof. La estrategia para conquistar votantes radicales se perfila como clave en el balotaje.

Ciudad de Buenos Aires, 23 de octubre de 2023 — En una elección presidencial que mantuvo a los argentinos en vilo, el voto peronista dio ayer domingo una extraordinaria muestra de resistencia al otorgar la victoria en la primera vuelta de las elecciones presidenciales a Sergio Massa. Con el 97% de las mesas escrutadas, Massa obtuvo el 36,7% de los votos, superando a Javier Milei, quien logró el 30%, y a Patricia Bullrich, con un 23,8%. Sin embargo, Massa no alcanzó el 45% de los votos o el 40% con 10 puntos de diferencia requerido por la Constitución para evitar la segunda vuelta, programada para el 19 de noviembre.

Este resultado sorprendió a muchos, ya que Massa sumó 9 puntos porcentuales a su desempeño en las primarias del 13 de agosto, en las que obtuvo el 27,3% de los votos. Esta mejora fue evidente en todo el país, pero fue especialmente determinante en la provincia de Buenos Aires, donde la coalición peronista de centroizquierda logró casi el 43% de los sufragios en el tramo presidencial, superando a Milei por 17 puntos y a Bullrich por 18 puntos.

Un dato crucial de la jornada electoral fue la reelección de Axel Kicillof como gobernador de Buenos Aires, con un impresionante 45% de apoyo. Este triunfo permitió a Unión por la Patria arrebatar intendencias en el conurbano y alcanzar ciudades importantes del interior provincial, como Bahía Blanca y La Plata. La fortaleza de la alianza de Massa con Kicillof resultó ser un factor determinante para que el candidato oficialista llegara a la segunda vuelta en noviembre.

Unión por la Patria también recuperó ocho provincias que habían votado por Milei en las primarias de agosto. El candidato de ultraderecha conservó el primer lugar en diez provincias, incluyendo Córdoba, Santa Fe, las tres provincias de Cuyo y varias en el norte y la Patagonia. En la mayoría del país, el peronismo triunfó en 13 provincias, mientras que la Ciudad de Buenos Aires favoreció a Juntos por el Cambio, aunque con una disminución significativa con respecto a las primarias.

En la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Macri quedó a las puertas de ser consagrado jefe de Gobierno en la primera vuelta, con un 49,6% de los votos frente al 32,9% del radical kirchnerista Leandro Santoro. Ramiro Marra, candidato de La Libertad Avanza, obtuvo un magro 13,9%, y Vanina Biasi, del FIT, alcanzó el 4,2%.

En el ámbito nacional, el FIT obtuvo una banca en la Cámara Baja gracias a Christian Castillo, pero la candidata a presidenta del FIT, Myriam Bregman, obtuvo solo un 2,7% de los votos debido al "voto útil" para frenar a las derechas.

Por otro lado, Juan Schiaretti mejoró considerablemente su resultado en el tramo presidencial, alcanzando un 6,8%. En Córdoba, Hacemos por Nuestro País se llevó tres diputados nacionales, aunque no logró desplazar a la fuerza de Milei del primer lugar.

La única noticia positiva del día para Juntos por el Cambio fue la ajustada victoria de Rogelio Frigerio en la gobernación de Entre Ríos, venciendo por dos puntos al peronista Adán Bahl. Esta es la novena provincia en manos de la coalición conservadora, que enfrenta un futuro lleno de incertidumbre.

En Catamarca, el peronista Raúl Jalil superó el 53% de los votos, con una ventaja aplastante sobre sus rivales.

La campaña por la segunda vuelta comenzó anoche, con los discursos de los dos candidatos que avanzaron. Sergio Massa, en un tono sereno, buscó establecer puntos en común con los votantes radicales, haciendo hincapié en la educación pública y el respeto por la democracia. Por su parte, Javier Milei hizo un llamado a la unidad contra el kirchnerismo, enfatizando la necesidad de terminar con las prácticas corruptas.

La conquista de los 6.2 millones de votos de Juntos por el Cambio presenta múltiples desafíos para ambos postulantes. Massa deberá ganarse a los votantes radicales que prefirieron a Patricia Bullrich, cuyo lema de campaña fue "terminar con el kirchnerismo". En tanto, Milei deberá superar las diferencias ideológicas con algunos sectores de Juntos por el Cambio y atraer a los electores jóvenes que lo respaldaron en la primera vuelta.

La elección también reveló una división socioeconómica en Buenos Aires, donde Bullrich fue la más votada en los barrios de clase media alta y alta, mientras que Milei compitió en zonas de trabajadores y clase media baja. En otras provincias como Mendoza, Córdoba y Santa Fe, el avance de Milei parece haber sido a expensas de la coalición fundada por Macri.

Esta elección destaca el poder del voto y las estrategias que los candidatos deberán emplear para conquistar a los votantes de la oposición en el balotaje que se avecina. Las próximas semanas prometen ser decisivas en la política argentina.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here