El legado de nuestros padres, los ejemplos de sus vidas

0

Oír decir: “andamos muy mal como país”, constituye un reflejo de que vivimos en una sociedad en descomposición, con pérdidas de valores de todos los calibres, vamos hacia el derrotero, dejando atrás los días donde el legado de nuestros padres, representaba los ejemplos de sus vidas.

¿Qué es lo está pasando?, ¿quieres saberlo?, vamos a la raíz. En la familia, célula principal de la sociedad, aprendemos los valores y principios.

Vienen a nuestras cabezas los recuerdos. Mi padre, un hombre acucioso, le gustaba desarmar y armar. Era mecánico y electricista. Le gustaba la música, oía a Johann Strauss, Mozart, a pesar de ser chofer de transporte público. Era un fajador porque los días que no laboraba en la ciudad, trabajaba fuera, sobretodo a la Línea Noroeste. Le gustaba tocar guitarra. Con serenatas conquistó mi madre, su espíritu de progreso nos contagió y siendo un niño de 10 años, preparé una caja de limpiabotas, pero para mala suerte mía, me encontró en la calle limpiando zapatos y me dio la única pela. Lo había hecho sin su consentimiento. Con la filosofía de trabajo que tenía logramos entre toda la familia salir a flote en todos los momentos, convirtiéndonos en los “ricos del barrio”.

El legado de nuestros padres, los ejemplos de sus vidas
El mejor legado de un padre, a sus hijos es dar un poco de su tiempo cada dia.

Les hago ese breve relato para compararlo con lo que hoy se vive en nuestra sociedad. Los padres no están en asumir la responsabilidad de la educación de su hijos, tanto el padre como la madre dedican todo su tiempo a “buscársela”, porque hay que vivir al último guay. Porque se compite en lo material. En tener la mejor casa, la yipeta de último modelo, visto con las mejores marcas, pero tengo la peor familia. De qué vale todo ello si tienen que llorar a sus hijos cuando salieron a fiestas y no regresaron.

Enseñamos valores a nuestros hijos?

Cuales son los ejemplos que recibe la juventud al querer darle todo fácilmente?. Se lo pusieron todo en sus manos. Los jóvenes ven cómo los políticos se hacen ricos, asi como tambien los que bregan con la drogas y “na e na”.

En los tiempos en que nos criaron, el respeto y la responsabilidad era clave para nosotros, quien se atrevía a refutar una orden de los padres?.

Hoy podemos decir con todo pulmón que los ejemplos de nuestros padres han tenido sus frutos, porque nosotros igual que nuestros hijos vuelan con sus alas. Estamos integrados aportando un granito de arena.

Nos obstante a todo, no debemos tirar la toalla, seguimos luchando para corregir y enderezar el rumbo del barco. La esperanza y la fe no se pueden perder, deben aparecer hombres y mujeres de buena voluntad. Conocemos muchos que están dispuestos a hacerlo, pero mientras estemos haciendo esfuerzos por separados de nada servirá, si no hay unidad.

Por Pedro de la Cruz

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here