El juego interrumpido: la muerte violenta visita a un niño en Santiago

0
191
Policía Nacional

Valentina Garcia M.

Santiago, RD

Kerventz Derosier, un pequeño de 11 años, perdió la vida en un tiroteo en Santiago, víctima de la violencia que acecha en las sombras del barrio La Cambronal.

En el barrio La Cambronal de Santiago de los Caballeros, un sitio donde la vida y la muerte se entrelazan en un baile perpetuo, tuvo lugar un trágico incidente. La noche del domingo fue testigo de cómo la inocencia de un niño se desvanecía en un instante, víctima de la violencia que acecha en las esquinas más oscuras de la ciudad.

En este suceso fatídico, otro adolescente de apenas 16 años fue herido en el pie izquierdo y ahora reposa en el hospital infantil regional universitario Arturo Grullón, en Santiago. Mientras, un adulto, también alcanzado por una bala, se encuentra ingresado en el hospital regional universitario José María Cabral y Báez.

Derosier, de 11 años, jugaba despreocupado frente a su hogar, ajeno a los peligros que se escondían en las sombras. La risa y la alegría del niño resonaban en el aire, como un canto de esperanza en medio de la desolación. Pero el destino, caprichoso y cruel, tenía otros planes para él.

De repente, un tiroteo estalló cerca de un punto de venta de drogas, y las balas, como aves de rapiña, surcaron el aire en busca de presas. Kerventz, atrapado en el fuego cruzado, recibió impactos de bala que lo hirieron de gravedad.

Su tío, desesperado, lo llevó a un centro de salud, donde los médicos lucharon por salvar su vida. Pero la muerte, implacable y voraz, no se dejó vencer. Kerventz murió mientras recibía atenciones médicas, dejando tras de sí un vacío insondable en el corazón de su familia y de su comunidad.

La noticia de su muerte se propagó por el barrio, llevando consigo un lamento de tristeza y desesperación. El niño era hijo de padres haitianos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here