El estadio que desafió al cielo: Santiago de los Caballeros pone precio a la fe

0
273

La Iglesia Católica de Santiago enfrenta un cambio sin precedentes al recibir una factura de 70 mil pesos por el uso del Estadio Cibao para la misa de Corpus Christi, desafiando la tradición de privilegios eclesiásticos.

Por Valentina García Márquez

Santiago, RD

En la tierra de Santiago de los Caballeros, donde los milagros y las tradiciones se entrelazan como enredaderas en un jardín, un cambio inesperado ha sacudido los cimientos de la fe. El Ministerio de Deportes, en un acto que desafía la historia y las costumbres, ha decidido cobrar a la Iglesia Católica por el uso del Estadio Cibao en la celebración de la misa de Corpus Christi.

En el corazón del nido de las Águilas Cibaeñas, donde lo divino y lo terrenal se encuentran, la homilía de hoy, en honor a la tradicional actividad religiosa, fue presidida por el ilustre arzobispo metropolitano de Santiago, monseñor Freddy Bretón. A su lado, como un coro celestial, los demás miembros del clero de la iglesia en esta metrópolis acompañaron al líder espiritual en esta sagrada ceremonia.

Un sacerdote, cuya identidad se oculta tras el velo del anonimato, compartió con Diario Cibao la noticia de este cambio sin precedentes. "Créelo, esta es una información verídica la que te estoy dando, por primera vez, la iglesia tiene que pagar por usar el estadio", confesó el hombre de fe, con la voz pausada de quien ha sido testigo de un acontecimiento extraordinario.

La misa de Corpus Christi, un evento que reúne a miles de feligreses de Santiago y la región, se ha visto envuelta en un halo de incertidumbre. La Iglesia, acostumbrada a gozar de privilegios divinos, ha tenido que enfrentarse a la realidad terrenal y desembolsar 70 mil pesos para poder llevar a cabo la sagrada ceremonia.

Diario Cibao, en su afán por desentrañar los misterios detrás de esta decisión gubernamental, intentó contactar al encargado de Deportes en Santiago. Sin embargo, como si se tratara de un enigma divino, no fue posible constatar al funcionario. La pregunta sobre las razones que han llevado al gobierno a eliminar ese privilegio eclesiástico queda suspendida en el aire, como un susurro que se pierde en el viento.

Así, en la ciudad de Santiago, donde lo sagrado y lo profano se entremezclan en un baile eterno, la Iglesia Católica ha visto cómo el Estadio Cibao, ese coloso de cemento y acero, ha puesto precio a la fe y ha desafiado al cielo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here