¡Adiós, Juventud! Había muerto Juanchy Sánchez

0
326
PICA Y SE EXTIENDE
Por Tuto Tavarez

¡Adiós, Juventud!. Los ecos de los ruidos por la corona 22 de las Águilas Cibaeñas todavía no habían cesados, cuando un crespón negro cubrió la ciudad de Santiago, para convertir la alegría en tristeza, había muerto Juanchy Sánchez.                                                           

Despuntaba el mediodía de la víspera del Día de la Virgen de La Altagracia y una misteriosa lluvia, como lágrimas inconsolables, comenzó a caer sobre la ciudad de Santiago.                                                            

Juanchy fue el sucesor de su padre Juan Sánchez Correa en las Águilas Cibaeñas, el equipo al que forjó, le construyó y remodeló el estadio.                                                           

Sus hermanos Luichy, Jochy y Carlitos también han acompañado el vuelo de las Águilas, surcando los cielos dominicanos.                                                           

A Juanchy se le vio como un protector de sus hermanos, quienes valoraban su liderazgo y condición de primogénito entre los varones.                                                                     

La noticia de la muerte de Juanchy corrió a velocidad meteórica por el país, compungiendo los rostros y dejando un nudo en las gargantas que enmudecía las palabras.                                                           

Juanchy fue el más exitoso de los comercializadores de la pelota dominicana, área en la cual comenzó a descollar en el Circuito del Cibao JB Sánchez Correa, que transmitía los juegos de Grandes Ligas, aportando fuentes de trabajos a muchos cronistas deportivos y locutores.                                                           

Tuvieron que caerle entre dos para poder dominarlo, ya que el pasado mes de octubre sufrió un accidente en un yate, pero a pesar de los daños a su anatomía sobrevivió.                                                           

Aprovechando que su cuerpo estaba resentido, el Covid-19 lo atacó cuando estaba indefenso, provocando el duro y triste desenlace.                                                           

Juanchy fue amigo de los amigos, siempre dispuesto a cultivar una rosa blanca para ellos.                                                           

La parca puede acabar con el cuerpo, con la carne, con lo material, pero no podrá con el legado que dejaste a las Águilas, tu familia y tus amigos.                                                          

¡Vuela alto Juventud, que tiene todo el firmamento despejado para llegar a los brazos de Dios!

Por hoy, out 27.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here